Sonya Yoncheva en concierto

Sonya Yoncheva (soprano), Orquesta de la Comunidad de Madrid, d. Miquel Ortega

Teatro de la Zarzuela
(Madrid, 29 de abril de 2021)


una crítica de
Víctor Sánchez Sánchez
Sonya Yoncheva en concierto, Teatro de la Zarzuela - c. Javier del Real

‘Este repertorio es una locura, una belleza’

Noche muy especial la que se vivió en el Teatro de la Zarzuela. Sonya Yoncheva, una de las más aclamadas cantantes del momento, realizaba un concierto dedicado en exclusiva a la zarzuela. Era su primer acercamiento al género. La soprano búlgara ha demostrado su ductilidad en numerosas grabaciones y retransmisiones, cantando con solvencia desde Barroco a Puccini, y la habíamos disfrutado en Madrid en un magnífico Pirata de Bellini en el Teatro Real. Pero esto era muy distinto porque se enfrentaba a un repertorio no habitual, que no diferente, ya que la música de la zarzuela merece por sus propios méritos estar ubicada junto a las más grandes. La propia Yoncheva lo reconoció agradecida, cuando dijo al público antes de las propinas que ‘este repertorio es una locura, una belleza’.

Sonya Yoncheva en concierto, Teatro de la Zarzuela c. Javier del RealNo era para menos. La soprano disfrutó mucho el concierto, en el que se atrevió con un extenso programa que iba mucho más allá de los tópicos del género. Nos llenó de emoción con romanzas poco habituales como ‘Lágrimas mías’ de El anillo de hierro de Miguel Marqués, ‘La luz de la tarde’ de El pájaro azul de Millán o ‘Yo me vi sola en el mundo’ de El juramento de Gaztambide, hermosos ejemplos líricos de tres compositores que merecerían ser más escuchados; piezas que solo conocemos a través de las maravillosas grabaciones de Teresa Berganza y Montserrat Caballé. Buenas referencias a las que se une sin problema la voz de Yoncheva, un instrumento redondo y rico, con un espléndido centro que mantiene la intensidad en largas líneas, que llenaron de belleza el teatro. Quizás uno de los momentos más emocionantes fue ‘No corté más que una rosa’ de La del manojo de rosas, donde su voz nos arrastró con emoción por los cambios que propone Sorozábal en esta emotiva romanza.

Sonya Yoncheva, Miguel Ortega, Alejandro del Cerro - (c.) Javier Real

En otras piezas tuvo ocasión de disfrutar con esa locura del género que ella mencionaba, esa variedad de ritmos y giros vocales, como la brillante coloratura de la famosa canción de El niño judío, las rítmicas carceleras de Las hijas de Zebedeo de Chapí o el torero dúo a ritmo de pasodoble de El gato montés, donde contó con la energía andaluza del tenor Alejandro del Cerro. En medio de esta riqueza musical, muy bien solventada por Yoncheva, la soprano encontró su mejor perfil en la petenera ‘Tres horas antes del día’ de La marchenera, donde se nos descubre su variedad de registros desde el cálido lirismo verista hasta hondos giros aflamencados. Una gran pieza de Moreno Torroba que en la voz de intérpretes como ella nos revela que no tiene nada que envidiar a otros momentos del repertorio operístico más conocido. Sin duda la repetición de esta romanza fue su mejor opción para la propina, como ella misma manifestó, con la que sintetizó todo el concierto.

Miquel Ortega desde la batuta supo llevar con claridad el concierto, acertando tanto en los cambios rítmicos como en el seguimiento de la soprano. Se notaba que había ayudado mucho a la soprano para que bucease entre las múltiples bellezas de la zarzuela. No fue difícil al contar con la orquesta titular del Teatro de la Zarzuela, totalmente familiarizada con el género. Además en los fragmentos orquestales nos ofreció piezas poco conocidas de gran interés como el fandango de Los burladores de Sorozábal o el preludio de Los borrachos de Giménez. Se notaba que no era un concierto improvisado, pensado para un fácil lucimiento, sino bien pensado y estudiado. El brillante broche final del concierto fue ver a Yoncheva disfrutando con la entrada de Cecilia Valdés, bailando y sacando toda una inesperada gracia tropical. Muchos de los fragmentos que cantó los hemos visto representados en este mismo escenario y no podíamos dejar de pensar cómo sería verla en la animada calle madrileña de La del manojo de rosas (cantando el dúo del taller junto a Carlos Álvarez), en la hermosa producción de El juramento o entre los maizales del ingenio de Cecilia Valdés.

Sonya Yoncheva, Miguel Ortega - (c.) Javier Real

Nadie duda de que la zarzuela es sin complejos uno más entre los géneros líricos internacionales, pero son muchas las razones por las que resulta difícil ponerlo en valor fuera de los marcos españoles. En el caso de los intérpretes extranjeros, la primera y principal es el idioma, que no forma parte del canon de los teatros líricos, donde se escucha –además del habitual italiano, alemán y francés– cantar de vez en cuando en ruso, inglés o en checo, pero casi nunca en español. Teatros españoles como el Real y el Liceo corroboran esta situación con su desidia hacia lo nacional. El Teatro de la Zarzuela cumple este cometido que deberían secundar otras muchas instituciones. De hecho sorprende que en conciertos próximos de la soprano búlgara, como los celebrados en Valencia o Bilbao, no se aproveche un proyecto como este. Estamos seguros que la cantante querrá repetirlo y habrá que darle nuevas posibilidades. ¿Porqué no grabar un disco de zarzuela? El resultado del concierto no deja lugar a dudas y no sería una grabación más. La semilla de la zarzuela, la belleza y locura de su música, ha calado en Sonya Yoncheva, y a través de su hermosa voz en el repertorio lírico de todo el mundo.

© Víctor Sánchez Sánchez y zarzuela.net, 2021


Con obras de Chueca, Sorozábal, Moreno Torroba, Marqués, Millán, Gaztambide, Penella, Giménez, Luna, Soutullo y Vert, Chapí y Roig. El maestro Miquel Ortega asumió la dirección musical al frente de la orquesta titular del Teatro, la ORCAM. El concierto contó con la colaboración especial del tenor Alejandro del Cerro

Sonya Yoncheva (Teatro de la Zarzuela)

in English
portada de zarzuela.net

5/V/2021