Don Gil de Alcala - Festival de Verano de San Lorenzo de El Escorial
Verano 2010: Zarzuela en Madrid
Un vistazo a lo que se ha "cocido"
en el estío capitalino
a cargo de nuestros corresponsales

Enrique Mejías García e Ignacio Jassa Haro


La Gran Vía (Jardines de Sabatini)
La del manojo de rosas (Jardines de Sabatini)
Las Leandras (Teatro Reina Victoria)
El barbero de Sevilla (Teatro Fernán Gómez)
Don Gil de Alcalá (Teatro Auditorio de El Escorial)


Aunque este año la temporada del Teatro de la Zarzuela haya terminado en lo que al género que le da nombre se refiere en el mes de mayo, la efervescente cartelera madrileña no ha notado la ausencia del tradicional montaje taquillero de Jovellanos. Seis centros de exhibición capitalinos (los teatros Gran Vía Compac, de Madrid, Fernán Gómez, Reina Victoria y Nuevo Alcalá más los Jardines de Sabatini) han puesto en escena un total de doce montajes zarzuelísiticos donde se han podido ver zarzuelas grandes, piezas de género chico (bien en programa doble o bien en solitario acompañadas de "añadidos") e incluso las siempre socorridas antologías. Si a eso añadimos que el Festival Lírico de El Escorial de nuevo ha apostado en serio por la lírica hispana recibiendo la legendaria puesta en escena de Don Gil de Alcalá de la que el Teatro de la Zarzuela se acaba de desprender, comprobamos que el panorama zarzuelístico de este verano en Madrid ha sido afortunadamente amplio y variado. Nuestros corresponsales madrileños Enrique Mejías García e Ignacio Jassa Haro han sido testigos de algunas de estas citas de las que nos dejan cumplido testimonio en estas breves crónicas.


Cesar San Martin y el coro femenino - La Gran Via - Opera Comica de Madrid - Jardines de SabatiniLa Gran Vía
Federico Chueca y Joaquín Valverde / Felipe Pérez y González
Producción de Ópera Cómica de Madrid. Francisco Matilla (dir. esc.) Carlos Riazuelo (dir. mus.) Jardines de Sabatini (Festival Veranos de la Villa), 2 de julio de 2010.

En el contexto de los Veranos de la Villa se ha presentado, un año más, la compañía Ópera Cómica de Madrid en los siempre sugestivos Jardines de Sabatini. Este año, por supuesto, no podía faltar una Gran vía de referencia como la que se ha ofrecido al público madrileño -o que simplemente pasase por aquí-; una Gran vía que ha sido, ante todo, "limpia y aseada", la que quizás soñasen Felipe Pérez, Chueca y Valverde, y que nunca llegaron a conocer.

Esta producción ya la vimos hace años en el más adecuado Centro Cultural de la Villa (hoy Teatro Fernando Fernán Gómez), óptimo acústicamente y que ofrece mayores posibilidades de lucimiento a esta idea original, desnuda y de pocos colorines, de Francisco Matilla. Junto a él, la viva dirección musical de Carlos Riazuelo condujo a unos interpretes de excepción por las memorabilísimas melodías de esta revista callejera que, a pesar de sus casi 125 años de edad, hoy nos parece más viva y actual que nunca.

Milagros Martín cautivó a su siempre fiel auditorio como Menegilda y Eliseo Madrileño, recordando que sigue siendo única. César San Martín ofreció oportuna respuesta como engolado Caballero de Gracia junto a un insuperable Paseante en corte de Ángel Walter. Mención especial para los también sensacionales actores Juanma Cifuentes y Carmen Arribas, aplaudidísimos en sus intervenciones y que, sin duda, saben dar en el quid de cada chiste y gesto escénico. Sólo un lunar: ¿Cuándo podremos disfrutar en los Jardines de Sabatini de una experiencia sonora de primer nivel? Los desajustes en los micrófonos y altavoces, los acoplamientos, etc., resultan inadmisibles en pleno año 2010, cien años después de que se pusiera la primera piedra de la otra Gran Vía. [EMG]


Aurora Frias y Enrique R. del Portal - La del manojo de rosas - Tiempo Lirico SL - Jardines de SabatiniLa del manojo de rosas
Pablo Sorozábal / Francisco Ramos de Castro y Anselmo C. Cuadrado
Producción de Tiempo Lírico S.L. Carlos Fernández de Castro (dir. esc.) Lorenzo Ramos (dir. mus.) Jardines de Sabatini (Festival Veranos de la Villa), 29 de julio de 2010

Sabatini es un espacio de extraordinaria belleza donde debe cuidarse al máximo el aspecto estético de las propuestas que se representen sobre sus tablas. En este sentido consideramos fuera de lugar el montaje de La del manojo de rosas presentado por Tiempo Lírico con una pseudo-escenografía a base de antamios cubiertos con telas que dejaban ver a su través la fachada palaciega y forillos realistas muy chapuceramente diseñados. La dirección de escena se redujo a una mera lectura limpia del texto (íntegro) que apenas aportaba nada. Los verdaderos protagonistas fueron la orquesta (de mucho empuje y adecuadamente amplificada en esta ocasión) y los intérpretes, especialmente la sensible Ascensión cantada con exquisita delicadeza por Amanda Serna, el creíble Ricardo trazado de modo muy equilibrado por Francisco Javier Sánchez, el Espasa adecuadamente comedido de José Luis Gago y el Capó alegre pero no ñoño de Enrique R. del Portal. Tan sólo desentonó (y perdón por emplear verbo tan poco propicio para un cantante) el Joaquín de Antonio Torres que a su gallara figura y desenvoltura escénica no supo añadir una ejecución canora acorde, como la amplificación se encargó de dejar muy patente. Lástima que no se haya hecho un esfuerzo de producción acorde al espacio y al elenco reunido. [IJH]


Las Leandras - Compaņia Lirica de Zarzuela y Revista de Madrid - Teatro Reina VictoriaLas Leandras
Francisco Alonso / Emilio González del Castillo y José Muñoz Román
Producción de Félix San Mateo y la Compañía Lírica de Zarzuela y Revista de Madrid. Félix San Mateo (dir. artíst. y mus.) Teatro Reina Victoria, 28 de julio de 2010

Un encantador teatro (necesitado de algo más que el mero lavado de cara que se le dio hace unos pocos años) y una obra deliciosa que no envejece nunca son dos atractivos de peso suficiente como para animarnos a asistir al montaje que durante dos meses ha hecho de la carrera de San Jerónimo otro centro zarzuelero. Con una economía de medios que no se ha reñido con una presentación digna y dos concesiones a lo revistero (esa tradición que aunque a muchos les pese no se corresponde con la revista de los años 20 y 30 sino con la del franquismo), en la puesta en escena ha primado el elemento narrativo gracias al espléndido trabajo actoral. Lo musical ha tenido en un pequeño pero competente foso (metafóricamente hablando pues el Reina Victoria carece de él) la base a partir de la cual lucir con más o menos brillo (léase los actores cantantes, como Jesús Lumbreras o María José Molina frente a las vedettes, como Rosa Ruiz o Ana Torres). A pesar de una relativa convencionalidad, la magia de la música de Alonso y de las situaciones pergeñadas por González del Castillo y Muñoz Román puede con todo y al acabar la función salimos encantados del teatro. [IJH]


Eva Diago y Hevila Cardeņa - El barbero de Sevilla - Dolores Font Produccion y Distribucion SL - Teatro Fernan GomezEl barbero de Sevilla
Gerónimo Giménez y Manuel Nieto / Guillermo Perrín y Miguel de Palacios
Producción de María Dolores Font (Producciones Musicales y Teatrales). Lorenzo Moncloa (dir. mus.); Montserrat Font Marco (dir. mus.) Teatro Fernán Gómez (Festival Veranos de la Villa), 30 de julio de 2010



A la tercera va la vencida. Las dos antologías de los años anteriores vistas sobre estas mismas tablas a cargo de la misma compañía (la lograda de Chueca y la fallida de Alonso), quedan desdibujadas frente a un buen montaje de un título jugoso. El principal reparo es la ausencia de una segunda obra que diera más empaque a la cartelera (en lugar de ella se ha optado por alargar la función sacando al patio de butacas a una supuesta coreógrafa que interaccionó con el público llevándole incluso a escena a bailar); las limitaciones presupuestarias también han condicionado el tamaño del conjunto instrumental aunque la pericia orquestadora de la maestra Font Marco hace que eso casi no se aprecie. Destacaron por su naturalidad, bis cómica y buen hacer canoro Hevila Cardeña, Antonio Torres, Eva Diago y Gerardo Bullón. La actualización de algunas situaciones de la trama argumental sin aportar gran cosa al menos no resultó ortopédica. Un escenografía corpórea sencilla pero graciosa dio el justo relieve a una pieza fantástica que, justo es decirlo, con poco que se haga con ella funciona a las mil maravillas. [IJH]


Miguel Sola - Don Gil de Alcala - Festival de Verano de San Lorenzo de El EscorialDon Gil de Alcalá
Manuel Penella
Producción original del Teatro de la Zarzuela (1989). Carlos Fernández de Castro (dir. esc.); Miguel Roa (dir. mus.) Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial (Festival de Verano), 31 de julio de 2010
Celebración de las Independencias Americanas

Si de celebrar las independencias americanas se trataba, lo cierto es que Don Gil de Alcalá no era la obra más adecuada. Esta zarzuela con ribetes de ópera, de opereta y de revista (¡menudo pastiche!) evoca desde la nostalgia el Méjico colonial del siglo XVIII que, por supuesto, hoy no ofende a nadie pero que es mucho más aburrido que el independiente ya cantado en zarzuelas mejicanas como Manicomio de cuerdos, Zulema o la afamada chinería Chin-chun-chan. Por supuesto también están por verse en Madrid los principales títulos de la zarzuela cubana, argentina, venezolana, chilena y uruguaya, aunque mucho nos tememos que los sueños… sueños son.

Con todo, siempre es un placer regresar a Penella; un compositor de inspiración fenomenal que, sin duda, tuvo en el Don Gil de Alcalá su hora feliz. Y para este título tan ecléctico y de montaje aparatoso, por lo vistoso de su ambientación, ha resultado todo un regalo para la audiencia la reposición (¿quizás restauración?) de la producción de 1989 de Carlos Fernández de Castro para el Teatro de la Zarzuela. Una propuesta sobria, ante todo elegante, con un vestuario más que vistoso del maestro Pedro Moreno. La escenografía original de Daniel Bianco resulta ideal para una obra de este tipo aunque termina revelando cierta monotonía, máxime si conocemos los explosivos cuadros pintados para el estreno de la obra en 1932, más vitales y exotistas.

Maria Rey-Joly, Leticia Rodriguez y miembros del Joven Coro de la Comunidad de Madrid - Don Gil de Alcala - Festival de Verano de San Lorenzo de El Escorial

Las sutilezas de una partitura tan variada como es Don Gil de Alcalá son de sobra conocidas por la batuta de Miguel Roa. Bajo su dirección, la Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid dio todo lo que pudo de si y el resultado fue más que correcto, notable. Al mismo nivel rayó el Joven Coro de la Comunidad de Madrid dirigido por Félix Redondo que, incluso, se atrevió con los pasos de danza de la gavota.

Sobre los solistas debemos, ante todo, admitir el estudio y ensayo de obra tan compleja. La buena compenetración y aplicación entre cada uno de los intérpretes fue evidente, con una radiante María Rey-Joly como Niña Estrella a la cabeza. A su lado, no pudo brillar en absoluto el Don Gil de Jorge Elías que, sin duda, achaca cada vez más el paso de los años. Es una lástima que para una ocasión como ésta no se haya contado con tenores de mejor fuste para un rol de tanta envergadura. Sin embargo, sí brillaron el Gobernador de Miguel de Grandy y el Magistral de Alberto Arrabal (ovacionados en el dúo de la confesión). Noble en el canto fue el Don Diego de César San Martín y el saleroso Carrasquilla de Miguel Sola. Por último, el dúo cómico de María José Suárez y Adolfo de Grandy -Maya y Chamaco- funcionó mejor en lo musical que en lo escénico, con un dúo-jarabe que esperábamos más desenvuelto. [EMG]

© Enrique Mejías García e Ignacio Jassa Haro 2010


  portada de zarzuela.net

5/IX/2010