Cuarto concierto del centenario de Chapí

Los hijos del batallón

Ruperto Chapí - Carlos Fernández Shaw

Ópera Cómica de Madrid


(Madrid, Auditorio Conde Duque, 5 de Junio de 2009)

Enrique Mejías García

Ruperto Chapi
Ruperto Chapí
(1851-1909)

Los hijos del batallón es un Chapí diferente, sorprendente y original. Un Chapí que, ante todo, suena a Chapí y no pretende emular otro modelo que no sea el suyo propio, el de la zarzuela grande fin de siècle que pocos, muy pocos, por entonces se podían permitir el lujo de cultivar. En torno a Los hijos del batallón, estrenada en febrero de 1898, revolotean títulos tan dispares como La revoltosa, El fonógrafo ambulante o la mismísima Curro Vargas, estrenada pocos meses después. Como todas ellas, Los hijos del batallón es un producto lírico tan espontáneo como pulido, al que quizá sólo se le pueda achacar un exceso de sonoridades menores belicosas y un clima exuberantemente inflamado y patético desde el comienzo al final de la obra. No estamos ante un título recuperable escénicamente, pero no podemos por menos que aplaudir su elección por parte de Ópera Cómica de Madrid ya que ha sido, precisamente, este formato de concierto el idóneo para tantear un Chapí "titán" que, como siempre, fascina por su capacidad de innovación de la escena y su inimitable sistema de declamado lírico moldeado de acuerdo a las peculiaridades tímbricas y rítmicas del castellano.

Toda una sorpresa, por tanto, para festejar el ecuador del ciclo que la compañía de Francisco Matilla dedica este Año Chapí en Conde Duque al xiquet de Villena y de la que ya hemos dado debida cuenta en otra reseña anterior. Como en las otras ocasiones el nivel artístico ha sido excelente y el estudio y ensayo de la obra inmejorable, ¿qué más se puede pedir…? Pues que -con la ayuda del tiempo- alguna de estas joyitas (El cortejo de la Irene, Aquí hase farta un hombre…) podamos admirarla de manera escénica.

Auditorio del Centro Cultural Conde Duque

El equipo de jóvenes cantantes de los que se han rodeado en estos talleres lo merece. Para esta comprometida partitura que es Los hijos del batallón han contado con una voz por nosotros ya conocida como es la de la encantadora Amanda Serna, que bordó a la perfección su rol de cantinera. Sin embargo fue la mezzo Saioa Hernández, a quien recordábamos con cariño desde Los descamisados de 2007, quien sobrecogió al auditorio con sus monólogos líricos preñados de una intensidad dramática que anticipa la de Margarita la tornera. Su virtuosa voz fue una espada que pudo contra todo grave y agudo, de registros muy unificados y de color y dicción envidiables. Esperamos que se la tenga muy en consideración a partir de ahora y podamos verla sobre las tablas de teatros muy principales. Junto a ellas fue también muy aplaudido el "batallón" de voces masculinas y especialmente la de Víctor del Castillo como realista Lantenac. Por el contrario, el tenor César de Frutos no tuvo un buen día y decidió no cantar su monólogo del tercer acto, quizá el único momento romántico de toda la obra. Oliver Díaz concertó magníficamente desde su piano-orquesta a la compañía y a un Coro Ópera Cómica de Madrid implicado y pendiente en todo momento por transmitir cristalinamente el sentido de los cantables.

© Enrique Mejías García 2009


Los hijos del batallón (zarzuela en tres actos con música de Ruperto Chapí y libro de Carlos Fernández Shaw). Versión de concierto interpretada en la cuarta velada del ciclo "Homenaje a Ruperto Chapí en el centenario de su muerte"
Reparto:
Amanda Serna (Juana); Saioa Hernández (Micaela); Sergio Escobar (Radouban); Víctor del Castillo (Lantenac); César de Frutos (Gauvain); Elier Muñoz (Sebastián - El centella); Luis Santana (Marcelo - Jorge); Coro Ópera Cómica de Madrid; Oliver Díaz (piano y maestro concertador).
"Taller de zarzuela" de Ópera Cómica de Madrid; Francisco Matilla (director artístico); Fernando Poblete (coordinador artístico)


Ruperto Chapí
Año Chapí 2009
portada de zarzuela.net

11/VI/2009